domingo, 8 de enero de 2017

LÚA. LA BUSCADORA

Erase una vez una buscadora de ESO, no se sabe qué, que por el camino se recordó a sí misma.

LÚA, la mujer que brilla, se dio cuenta que sí misma no existía, su memoria nunca se perdió. 

LÚA, alma pura en busca de luz, amante de sombras de luna, percepciones de luz atisbó.

LÚA, espíritu libre esperando un futuro mejor, el presente no vivió.

LÚA vagaba por su mente rumiando sin cesar los brotes, semillas y frutos de sus pensamientos.Nadie le enseñó a digerir tan preciado alimento.

LÚA sufría y lloraba por las marejadillas, marejadas, temporales y tsunamis de sus sentires.Nadie le enseñó a deslizarse por rumores y murmuraciones de grandes olas. 

LÚA intuitivamente comenzó a agradecer, y tantas gracias en sincronicidades se vertían, milagros sucedieron.

LÚA se estremeció al oír hablar del poder del corazón. Su cuerpo resonó ante la magia de ese sensible electroimán.Y probó, conectó, se rindió ante la grandeza del AMOR y supo que ella era DIOS.

Montse López







2 comentarios:

  1. Somos tantas Lúas...
    Como siempre GRACIAS
    OM SHANTI

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes Mar!!!
    Todas somos Lúa.
    OM SHANTI.

    ResponderEliminar